Evocaciones

octubre 23, 2009 at 12:29 pm (General)

Creo que os ha pasado alguna vez, que oís una canción, oleis un olor, o comeis una comida, que en ese mismo momento, parece que os montais en una máquina del tiempo y volveis a cuando erais pequeños.

A mí me pasa con dos cosas, huelo a judías verdes frescas y vuelvo a casa de mi abuela y la veo en la ventana de la cocina cortándolas, bien tempranito, para hacerlas cocidas. Y también cada vez que escucho la canción de “El Vendedor” de Mocedades, vuelvo al Seat 124 rojo de mis padres, de viaje a Asturias de vacaciones, y los veo cantándola a dúo. La verdad que parece que es una tontería, pero son dos cosas que siempre que me las encuentro, no puedo dejar de emocionarme un poquito.

La pregunta es, ¿com qué os pasa a vosotr@s esto?, fijo que teneis algo que os emociona un poquito.

Un besín a tod@s

Lalaith

Anuncios

Permalink 83 comentarios

CURSO DEL 63

octubre 7, 2009 at 10:50 am (Educación)

(by Marian)

Ayer por la noche empezó en Antena 3 un nuevo programa, un docu-show, inspirado en anteriores experimentos sociales y de igual envergadura en Inglaterra y Francia.

El programa se llama “Curso del 63”, no sé si alguno de vosotros lo pudo ver. A mi me entró la curiosidad  hace ya varias semanas, más que por otra cosa, porque siento un especial regustillo cuando veo que a un niñato estúpido, maleducado e ignorante, le plantan cara y le obligan a callar.

El programa para el que no lo sepa trata de recrear lo que fue un colegio en la década de los 60,  con sus obligaciones y deberes de cara a los alumnos, sus uniformes, sus normas, y hacer entrar en esa rutina a una panda de niñatos del siglo XXI, con sus estupideces mentales, su incultura (que vaya telita), su forma de hablar barriobajera, sus amenzas de canis, etc.

Confieso que me sentí complacida al ver lo mal que lo pasaban, ver como aunque de boquilla sí que lo decían, no se atrevían a levantarle la mano al profesor y obedecían las órdenes bajando la cabeza al final, sin la posibilidad de grabar nada en el móvil para subirlo al youtube, ni salir corriendo a casita para contarles a papi y mami, los crueles que eran los profesores con ellos.

Yo nunca hable de usted a mis profesores, ni desde luego el ambiente académico en el que me movía era tan represivo, pero jamás, nunca, se me ocurrío reirme de uno de ellos delante suya, ni por supuesto levantarle la mano.

Obvia decir, que por suerte, este tipo de comportamientos medio delictivos, no es seguido por la mayoría de chavales, pero aún así, los niños de hoy están demasiado seguros de su inmunidad, y creo que es algo que debería cambiar.

Vosotros que pensais, esto irá a peor; mejorará la situación; no es tan terrible el león como lo pintan; quien tiene más culpa de que la gente joven sea así, los amigos, los padres, la televisión, la sociedad en general,….????

Permalink 23 comentarios

ANTONIO BURGOS Y LAS ANDREÍTA ¿GÓTICAS?

octubre 1, 2009 at 12:34 pm (Friki)

Me duelen los ojos desde la primera vez que vi esta foto, tengo pesadillas dormida y despierta, y ahora entiendo taaantas cosas, como porqué los anteriores presidentes de este nuestro país no han tenido problemas a la hora de sacar a sus  hijos a la palestra pública, y porqué el actual sí.

Os dejo a continuación un artículo extraido integramente del ABC Sevilla, el cual escribe con esa ironía que le caracteriza, Antonio Burgos.

fzp

ANTONIO BURGOS

 Actualizado Sábado, 26-09-09 a las 08:07

 Tenía pensado escribir hoy sobre la legionela, ese brote terrible en que hablamos de los muertos que ha habido en la Macarena con una frialdad cruel, como si sólo fuesen cifras de las estadísticas y no convecinos con nombres, apellidos, mujer, hijos, nietos, familia y amigos, que han fallecido en Sevilla y no en Noruega.

Pero he de dejarlo para otro día, porque el respetable público me reclama que largue sobre la foto de las niñas del Conde Drácula, perdón, de las hijas de Zetaparo, como un lector me pone el nombre de ZP, Zetaparo, con una errata de las que carga el diablo y que con el tiro que se les escapa dan en todo el bebe.

 Vista la foto del Metropolitan de Nueva York, donde las dos mocitas fueron de gañote en el avión oficial de papá, ahora comprendo a ZP.

Ahora me explico que no quiera enseñar a sus niñas. Si yo fuera padre de esas dos criaturitas no las enseñaba por nada del mundo.

Tapaditas en La Moncloa están más guapas.

Con todos los respetos para las menores (los que manda la ley y unos cuantos más que les echo yo de cominito, no vayamos a tenerla), es natural que Zetaparo moviera Roma con Santiago y Efe con Zeta para que la foto de sus niñas no saliera en parte ninguna.

Pasa con las niñas de Zetaparo lo mismo que con aquel alcalde de Sevilla que ya he contado, que cuando Franco lo nombró a dedo, sus amigorros de la tertulia del Aero dijeron:

—Que Momo era tonto, lo sabíamos nada más que aquí; pero ahora se va a enterar Sevilla entera.

 Que las niñas de Zetaparo eran dos callos horrorosos lo sabían los más íntimos en La Moncloa, pero ahora se ha enterado España entera.

Son de salir corriendo. Yo no sé si es porque iban vestidas de Jalogüín, o porque lucían el uniforme oficial de los góticos, pero tú te encuentras a las 12 de la noche con estas puñeteras niñas en una calle oscura, se te acercan, un poner, a preguntarte dónde para el autobús de Alcosa, y del salto que pegas del susto llegas corriendo a Carmona.

 Góticas. Los lectores que me piden este artículo me aseguran que son góticas. Vamos, como la ojiva de San Julián, pero sin el recuerdo de Fernando Moreno sacando el palio de La Hiniesta. O como la propia imagen gótica de La Hiniesta (que está por cierto en el Ayuntamiento y que no sé cómo no han mandado ya retirarla por la cosa del Nacional Agnosticismo y de quitar los crucifijos).

¡Qué ofensa para el arte gótico, llamar góticos a estos adefesios con botas de la Brigada Paracaidista en Sidi Ifni y muñequeras de levantador de pesos de Galisport!

Por el volumen de su bulto redondo, así achaparrado, más que góticas me parecen románicas, que como las vea Brigitte Bardot, va y las protege.

Pero, vale, aceptamos gótica como animal pinnípedo.

Yo les diría algo más fuerte, pero como son menores, me callo.

 Bueno, menores para que el padre diga que no quiere que salga su foto, o que las pixelen. Pero no menores para que aborten sin tener que decirlo a los padres.

Estas son las contradicciones del sistema. Como la propia actitud de Zetaparo.

¿De qué ha ido en esta película del Mangazo de Viaje de sus Niñas Góticas? ¿De Defensor del Menor o de Belén Esteban? Yo creo que Zetaparo va de ambas cosas, de Defensor del Menor y de Belén Esteban, en una sola pieza, protegiendo a sus Andreítas. Porque estos dos tapones de alberca vestidos de «La niña de luto» sin Manolo Summers son sus Andreítas.

 Cuando llamó a la agencia Efe para censurar las fotos, seguro que dijo:

—Yo es que por mis hijas ¡ma-to!, ¿me entiendes?

 Me explico, finalmente, por qué Zetaparo no quería que saliera la foto. No era por las niñas en sí ni por la leche que mamó la protección del menor. Era para que no viéramos al completo este retrato de familia. Monster.

 

Permalink 26 comentarios